Publicado en 01 de junio de 2016

Después de años de negociaciones, la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos compró en 1.553 millones de pesos cerca de 1.100 piezas documentales, entre las que hay más de 100 primeras ediciones, quitándole la colección de las manos a la Universidad de Texas, EE.UU.; casa de estudios que ofertó, sin éxito, al anticuario chileno César Soto.

Adquisión incluye las primeras ediciones, algunas con la típica dedicatoria de Neruda en tinta verde:

  • Canto General
  • Odas Elementales
  • Estravagario
  • Maremoto
  • Alturas de Macchu Picchu

Junto a ellas hay cuadernos de anotaciones de Pablo de Rokha, borradores de Eusebio Lillo y nada menos que el documento más antiguo de los reyes católicos que se tenga en Chile, hoy son parte del patrimonio nacional.

"Para nosotros como Dibam es imperativo trabajar en la recuperación del patrimonio; es nuestro deber ser. Lo que no compramos se pierde o bien llega manos de la competencia internacional que muchas veces logra adquirir patrimonio de naciones que no pudieron resguardarlo. No podíamos arriesgarnos a perder estos verdaderos tesoros, para que terminaran siendo parte del acervo de alguna universidad o coleccionista extranjero", explicó el Director de Dibam, Ángel Cabeza.

Para Pedro Pablo Zegers, subdirector de la Biblioteca Nacional, la compra significa "que la biblioteca se queda con 'la Nerudiana' completa: toda la obra de Neruda en vida, desde la Canción de la Fiesta hasta el Discurso de Estocolmo, de 1921 a 1971".

Destaca que todo se compró en perfecto estado de conservación y la mayoría con dedicatoria del autor, por lo que cada una se constituye en pieza única.

La adquisicón se incorporará a la sección Chilena de la Biblioteca Nacional, como un cuerpo unitario y parte de ella está expuesta en la sala Premios Nobel de la biblioteca, desde el Día del Patrimonio Cultural, celebrado el 29 de mayo.

La muestra estará allí hasta agosto y el público podrá admirar una selección de aproximadamente 30 volúmenes.

Espacio democrático para la colección

Manuscrito de 1480, firmado por los reyes Isabel de Castilla y Fernando de Aragón.
Manuscrito de 1480, firmado por los reyes Isabel de Castilla y Fernando de Aragón.
"Estoy muy contento de que esta colección sea albergada en la Biblioteca Nacional, porque considero que esta biblioteca es la columna vertebral de algo que es más importante de lo que parece: nuestra identidad", señaló César Soto, anticuario que privilegió realizar la venta a la Dibam por sobre otras ofertas. "Mi voluntad es que la colección quede en un lugar democrático", argumentó.

Para Luis Martínez, coordinador del Archivo Nacional Histórico, las cerca de 1.100 piezas documentales adquiridas son materiales de gran calidad para investigadores y para el patrimonio nacional.

"Es documentación manuscrita que abarca desde el periodo colonial hasta el siglo XIX. Un grupo de valiosos documentos, donde destaca la pieza más antigua de la que como Archivo Nacional somos custodios: un manuscrito español del año 1480, firmado por los reyes católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón".

De esta pieza de más de 500 años, se puede decir que es una autorización o permiso dado por los reyes católicos a la comunidad de Berlanga, provincia de Badajoz, España, para comerciar con Sevilla. Según Martínez, "haciendo una interpretación libre, la intención de la comunidad de Berlanga al solicitar este permiso fue que sus productos se pudieran exportar a América, vía el puerto de Sevilla".

Dentro de las numerosas piezas recibidas por el Archivo Nacional, también destaca una copia manuscrita del texto constitucional chileno de 1812. "Desde el punto de vista del Archivo, es muy interesante, porque no teníamos una copia de este texto constitucional; por lo que viene a completar todos los documentos constitucionales que conservamos", confiesa Luis Martínez.

Un porcentaje importante de los otros documentos recibidos son testamentos, repartición de bienes y juicios de cuentas, tanto peruanos como chilenos. Entre estos últimos destacan unos documentos manuscritos de la familia Avaria.

Un hecho importante de consignar es que durante el Día del Patrimonio recién celebrado, el Archivo Nacional Histórico exhibió con gran éxito una selección de estas piezas, incluyendo el documento de los reyes católicos.

Pero no será este el único momento en que estas colecciones serán expuestas. Como suele decirse en los pasillos de Dibam, "hay mucha grandeza al reconocer que lo guardado es más valioso cuando se comparte".

Por ello, se prepararán otras exposiciones con otras piezas de la gran colección, tanto de los documentos que han quedado resguardados en el Archivo Histórico como de "La Nerudiana" que quedó en la Biblioteca Nacional.

imagen imagen_01.jpg
imagen imagen_02.jpg
imagen imagen_03.jpg
imagen imagen_04.jpg
imagen imagen_05.jpg
imagen imagen_06.jpg
imagen imagen_08.jpg
imagen imagen_09.jpg
imagen imagen_10.jpg

Otros contenidos de nn